8 de febrero de 2009

De la mina a la que sus amigas le tienen lástima por estar loca

Como el título lo dice, finalmente ayer escuché esas palabras de una de mis amigas, o mejor dicho, una de mis ex amigas.

El asunto comienza con mi ida a la peluquería para decolorar mi pelo y teñirlo color violeta (no tengo fotos, ni ánimo para capturar una). Permanecí alrededor de siete horas sentada, con la cabeza cada vez más platinada y contando los minutos para viajar a Pelluhue, mientras que a cada rato me llamaban por teléfono para saber en qué momento me iría.

Una vez que terminé, me dispuse a ordenar mi mochila y llevar lo necesario para pasar dos noches en la costa: saco de dormir, comida y una chaqueta, considerando que no me cambiaría de ropa durante mi estadía. Quedé con Titín en encontrarme en el terminal a eso de las 19.30, afortunadamente cogimos a esa misma hora el bus hacia Parral, ciudad en la que vimos a un sujeto con toda la estética de Morrissey en sus años mozos, ¡una delicia de hombre ...ja!

Morrissey viajó hasta Cauquenes e hizo transbordo para Pelluhue, al igual que nosotros, se fue de pie en una micro antiquísima en la que se fundían todos los olores que emanan del cuerpo humano. Titín iba cantando algo que decía 'míster roboto', coqueteando disimuladamente con el ex vocalista de the smiths. Morrissey iba leyendo.

Al bajarnos en la localidad de Mariscadero, la Pata y su pareja (qué eufemístico) nos fueron a buscar al almacén de la 'tía Rosita', alabando el nuevo tono de mi cabello. Cuando llegué a la casa, tuve que soportar un par de risas y apodos que me pusieron la Navo y el mismo Titín, pero mi paciencia se vio colmada en el instante en que dijeron que parecía un teletubbie por andar toda de morado, entonces les pedí que pararan, pues podía tolerar toda clase de chistes, a excepción de que me compararan con un "mono" de fisonomía ovalada, dudosa reputación, afeminado, estúpido y feo, lo que no fue sin un dejo de sarcasmo.

Las bromas en ese tono continuaron, mas traté de obviarlo para evitar problemas. No obstante, los roces se intensificaron cuando fuimos a comprar copete para beber en la fogata: cada uno aportó con mil pesos, por lo tanto, tenía derecho a manifestar su opinión respecto a qué tomar, como fue lo que yo hice.

YO: -¿Y si llevamos un vinito tinto?
N: No weona, allá en el carrete hay, ¿no te fijaste? Además nadie de acá quiere.
Pata/Jenny: Yo tomo vino tinto o blanco, me da lo mismo.
N: Entonces compramos vino blanco.
YO: ¿Pero compremos también un tinto? Es que el blanco me caga el estómago y no sé si los locos del carrete me quieran convidar del suyo.
N: ¿Pero eres tonta, weona? ¿No escuchaste acaso que los mismos weones nos ofrecieron????
YO: Puta, no te pongai agresiva si no escuche.
N: Entonces pa qué te ponís a suponer weás. Tú siempre andai predisponiéndote a las weás, como si tuvierai la razón.
T: Yaaa, yo cacho que se compra vino blanco y punto. Pollo, córtala con la weaita.
YO: Oye loco, pero si todos pusimos plata po, lo justo es que decidamos todo.

(Titín comprando, todos le siguieron su jueguito del ego. Yo saqué mil pesos más de mi bolsillo para comprar mi propia caja de vino tinto. Yo había tomado las gafas blancas que él me había prestado hace un rato, cuando de pronto escucho: POLLO CULIÁ, ME PIERDES ESAS GAFAS Y TE SACO LA CONCHETUMARE, PORQUE ANDO CHORO Y QUÉ WEÁ.)

Ya en el carrete, el ambiente empezó a viciarse; sólo se oía la voz histriónica de Titín cantando 'let's make love and listen to death from above' para acaparar la atención del resto, entonces tomé mi cajá y fui a bebérmela con unos tipos de lo más simpáticos, que me ofrecieron cigarros y una conversación agradable. Allá llegó Titín con sus audífonos, sus bailes y sus canciones en voz alta, pero le ignoramos. Al rato después, a nuestra diva se le ocurrió irnos a la fogata en Mariscadero, todo el mundo fue tras él.

No me aburrí del todo en la playa, ya que me encontré a Seba, con quien me puse a hablar de Nietzsche y la moral (a esas alturas de la noche, el mostachudo resultaba ser mi tabla de salvación), hasta que Titín empezó a hablar de "Yoya Martínez" y de cuán ignorantes éramos nosotros en teatro chileno, porque según él, sus profesores de la U de Chile eran incomparables y tenían la razón absoluta. Nadie respondió a eso ni a nada de lo que decía, por lo que nuestro héroe decidió ir un rato al mar: Titín Storni.

Cuando regresó de su paseo por la orilla del Pacífico, tomó la determinación de ir a Pelluhue a seguir con el carrete. Con la Natalia conocimos unos tipos que nos llevaron en auto hasta allá y, al haber llegado antes que el resto, buscamos una fogata para sentarnos a beber... Pero me encontré con Morrissey.

Ya había bebido algo y Morrissey había resultado ser un amor de ser humano (además de estudiar artes), por lo que, sin darme cuenta, terminé "mandándomelo". Nos vio Titín y salió huyendo de la playa, la Pata lo siguió.

¿Era mi culpa? Morrissey era hetero y Titín ya me tenía hasta la madre como para tener sentimentalismos de mierda.

El punto es que el resto quería irse nuevamente y yo me negué. Ya me había hartado de que toda la noche hubiesen estado disponiendo deliberadamente de mi voluntad, por lo que la expresé enfáticamente, asumiendo el riesgo de quedarme sin alojamiento por contradecir las voces líderes del grupo. La Navo me increpó:

N: Pollo weona, ¿pa qué tan conflictiva?
YO: no estoy haciendo atados, me quiero quedar y ya
N: ¿No cachay acaso que te estay quedando en una casa que no es tuya?
YO: mañana paso a buscar mis cosas y me voy
N: ándate po weona, total ya estamos acostumbrados a tus cagás...
YO: ¿Qué querís decir con eso?
N: que la Pata, yo y el resto dejamos pasar todas tus weás por pena, porque ya sabemos que estay cagá
YO: ¿sabís qué Navo? ándate a la conchetumadre
N: tú siempre tan pendeja
YO: me aburrí de tus ínfulas de madurez. Vete a la mierda.

Llamé por teléfono a la Pata para saber qué pasaba con Titín (la Natalia y el Camello me había pedido que lo hiciera) y ésta me contestó en malos términos y me colgó. Al rato volví a llamar y le pregunté lo que me había dicho la navo, no dijo ni sí ni no, sino un "no sé" y me cortó otra vez. Ahí supe que debía irme de ahí.

La Natalia me ayudó a recoger mis cosas y me acompañó hasta el paradero para hacer autostop. Me llevaron tres tipos en una camioneta, los que al verme deprimida comenzaron a contar chistes para que se me pasara un poco la pena, uno me regaló un plátano y me prestó dinero para pagar los pasajes de los buses de Cauquenes hasta Parral y de Parral a Chillán. En este último me quedé dormida, me bajé pasados varios kilómetros de la ciudad...

10 comentarios:

  1. yo los hubiera mandado al cuerno desde tantísimo antes, un abrazo solidario

    ResponderEliminar
  2. ¡Yo también quiero conocer a un Morrissey! ¡Y tener el cabello color violeta!

    Qué bien se siente mandar a todos a la mierda. A tomar por culo, pues.

    ResponderEliminar
  3. Es difícil coexistir en un mundo donde el conflicto entre voluntades difiere...
    La preponderancia del "yo" sobre los demás siempre prevalece. Aunque traiga efectos nefastos entre la lucha del "yo" interno, abrumándolo con la cobija de la soledad e incomprensión bajo estos pasos, se guía de tener y seguir tu propia voluntad, la cual es la que realmente importa porque es la que realmente quieres y proviene del fondo de tu ser...

    Espero que te encuentres bien y hayas superado tal evento, recuerda la felicidad proviene de un estado temporal del ser interno, y descuida todos en cierto modo padecimos un grado de locura

    saludos, te cuidas y un abrazo

    ResponderEliminar
  4. A veces sí, la mejor solución es tomar al mundo, hacer un fajo maleable con él, buscar la manera de crearle un ano, y mandarle una patada por ahí hasta romperle el duodeno.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. "¿Mandándomelo?" significa como "¿Tirándomelo?" (lo que, sin regionalismos, en todo el mundo significaría 'tener relaciones sexuales'). ¿O qué significa, entonces?

    Fuera de mi duda sobre regionalismos...
    ¿Por qué aguantar tantas groserías de gente insensata e inmadura?

    No digo que no deba doler, pero ojalá te sientas satisfecha con tu decisión de haberte alejado de allí.

    ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  6. escupo entonces!

    Ya te dije lo que pensaba del tema!
    asi que te hablaré de otra cosa...
    DE MI! jajajajajaja

    oye de verdad nose usar mucho el Blog pero haré el intento
    para tener otro medio para sentirte más cerca!
    te adoro con todo mi ser amiga de "vayolet" cabellera

    háblamos =)

    ResponderEliminar
  7. No le veo nada extraño a la situacion, creeo que tu debes estar bien informada del actuar de estas personas de forma tal que tu tambien debes accionar como una de ellas, deben ser similares.

    yo voy a entrar al mundo universitario y realmente este tipo de historias me desalienta

    Ove.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Escupa.-