20 de marzo de 2009

¡!

Me siento mal. En este momento (sí, en este preciso instante) una gran punzada me tiene con el cuerpo paralizado, pudiendo apenas mover los dedos para registrar este fatídico suceso. Me está retorciendo las vísceras hasta el punto de dificultar la respiración. Hago penetrar el oxígeno hacia mis pulmones a través de la boca para no sucumbir.
Estoy angustiada, eso es todo. El malestar se debe únicamente a los acontecimientos ocurridos durante las últimas horas. Los nervios están crispados y mis ojos cubiertos de lágrimas.

Me acordé de cuando la profe de tendencias dijo que para Gabriela Mistral el mar era la representación hiperbólica de la tristeza. La sal y el agua, las lágrimas, la agonía. Alfonsina Storni hizo otro tanto. La Pizarnik se tapaba de anfetas, ¿Cuál fue la que dio la llave del gas? Me parece que Sylvia Plath.

La muerte está diluida en corpúsculos que flotan en el aire. Cogedla, cogedla...


DE PROFUNDIS

Existe un campo de rastrojos donde cae una lluvia negra.
Existe un árbol pardo que se alza solitario.
Existe un viento que susurra entre chozas vacías
Qué atardecer tan triste.

A la orilla de la aldea
la dulce huérfana recoge escasas espigas.
Sus ojos redondos y dorados recorren el crepúsculo
y su seno anhela al esposo celestial.

De regreso al hogar
unos pastores hallaron el dulce cuerpo
descompuesto en el espino.

Una sombra soy lejos de oscuras aldeas.
El silencio de Dios
bebí en la fuente del bosque.

Sobre mi frente golpeó un frío metal.
Arañas buscan mi corazón.
Hay una luz que se extinguió en mi boca.

De noche me encontré en un páramo,
colmado de deshechos* y de polvo de estrellas.
En los avellanos
tintinearon ángeles cristalinos.

Georg Trakl



*Así aparece escrito

7 comentarios:

  1. Que todo mejore, guapa. Me encanta leer y saber de ti.

    Yo no ando triste, creo. Pero por alguna razón llevo una hora escuchando la misma canción: Gloomy Sunday.

    Te mando un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Debieras leer la carta que has dejado guardada.

    La has dejado escondida, por eso el cuerpo y su parálisis.

    Yo soy libra, pero no me baso en horóscopos.

    Estoy rodeado de magia
    y gente que lee las cartas mientras camino.

    No la carta que tienes escondida,
    sino las cartas y los arquetipos.

    Mucho cariño

    ResponderEliminar
  4. ¿es algo así como una crisis de pánico?
    te lo pregunto no en afán psicológico (me trauma que me digan que por estudiar esta wevada analizo constantemente a las personas)
    Es que recuerdo que en mis crisis de pánico me nacían unas ganas de escribir y pasaba horas pegada a este mismo teclado, la parálisis venía cuando me levantaba de aqui...
    Esas tendencias a morir... ¿Serán de angustia? Es que a mi el mar, como a Gabriela también me muestra toda esa tristeza, la hipérbole de quizás toda la tristeza humana incluso, a veces es un poco magadalenístico decir que solo la mía. Pero también aprendí lo que significaba el infinito cuando por primera vez pasé una noche en la playa...
    A veces me pregunto porqué la mayoría de quienes han escrito en la historia terminan siendo de algún modo malditos por la sensibilidad.
    En fin, creo que yo sigo hablando en volás freaks!
    Me gustó leerte... creo que echaré vistazos más seguido...

    ResponderEliminar
  5. Señorita:
    Dese el gusto de mandar todo a la mierda...
    aunque no sé... pa variar toy en la misma...

    Muuuchos saludos, harto tiempo sin saber de su vida virtual por estos lados...

    Cariños!

    ResponderEliminar
  6. Muy, profundo...o será que mi frágil capacidad de razonar y sentir no da para mucho en este momento?,Probablemente sea eso último.

    Saludos

    ResponderEliminar

Escupa.-