9 de noviembre de 2008

YO SOY MÍA.-



Pareciera ser recurrente que en la vida de pareja, una de las partes de ésta pretenda asegurarse de poseer exclusividad y dominio sobre la persona que cree amar, preguntándole sutil y cariñosamente de cuando en vez: ¿tú eres mía?
¿Por qué un ser humano tendría que pertenecer a otro, cual objeto, para demostrar que sus sentimientos son verdaderos? ¿Por qué ese afán por controlar las acciones y emociones de quien se supone es nuestro/a compañero/a? ¿Acaso no existe seguridad suficiente sobre lo que se está construyendo?
Siempre he pensado que la fidelidad no es algo que pueda ser impuesto por el título de una relación. Sinceramente, el hecho de estar ennoviado no implica nada, ni claustro, ni amor eterno, ni obediencia, ni siquiera reciprocidad. Las cosas no se fuerzan, nacen... Aunque tampoco se deben proyectar en el otro las conductas que uno espera, en ese caso es mejor y más sano acabar con ello.
Para mí, un noviazgo basado en la exigencia unilateral es un matririo tanto para la persona que ejerce poder como para quien es subyugado por la inseguridad del otro; en resumidas cuentas, es una agonía prolongada artificialmente...


Texto que escribí hace mucho, mucho tiempo... Cuando aún podía recordar lo que era estar al lado de alguien.



15 comentarios:

  1. Qué gusto leerte, ¿sabías que tu blog es uno de mis favoritos? Pues ahora lo sabes.

    Muy bueno el título de la entrada, y estoy de acuerdo EN PARTE con lo que nos expones aquí. Opino que cada noviazgo, pareja, y persona, es diferente, y se deben definir reglas desde un principio para que nadie salga herido o se sienta engañado después.

    En mi opinión, en efecto, nadie es de nadie, pero un noviazgo implica compromiso de ambas partes, y si no se está dispuesto a ello, pues nadie te obliga a meterte en un noviazgo.

    Además, creo que hay de infidelidades a infilidades, hay cosas que yo no considero infidelidad y otros sí, y viceversa. Complejo el asunto.

    Me gusta tu fotito y quiero ver más :)

    ResponderEliminar
  2. Notable y muy cierto esto:

    "¿Por qué un ser humano tendría que pertenecer a otro, cual objeto, para demostrar que sus sentimientos son verdaderos? ¿Por qué ese afán por controlar las acciones y emociones de quien se supone es nuestro/a compañero/a? ¿Acaso no existe seguridad suficiente sobre lo que se está construyendo?"

    Es el error que cometemos la mayoria...pero bueno...de las caidas se aprende...saludos! y te invito... Claudio...

    ResponderEliminar
  3. Lo mejor es hacer la primera de las cuestiones, en su entrada lanzadas, directamente, sin miramientos ni ñoñerías de por medio. ;)

    ResponderEliminar
  4. Esa es una de las cosas que siempre me cuestioné de las relaciones de pareja. Cómo es que puedo ser de alguien si ni siquiera sé si soy mía?
    Me siento TAN, pero TAN identificada con sus palabras que hasta ganas de ser su amiga me dan. No sé si será cierto eso de que en el fondo todos nos parecemos o es que hay mucha distimia suelta por el mundo.

    Hartos Besos!

    ResponderEliminar
  5. yo creo que la fidelidad nace, no se puede exigir

    hay un momento que se pierde esa necesidad de conocer mas gente, al menos así me pasa

    ResponderEliminar
  6. Ah, me encantó esta entrada.

    De hecho creo que ya debería firmar como "ah, me encantó esta entrada" para no tener que teclear esa misma frase cada vez que vengo a tu site.

    Concuerdo contigo. Los títulos de pareja y otros, no aseguran reciprocidad. El amor no se encuentra forzosamente en formalidades sociales. Yo tengo la idea de que amar es algo mucho más profundo que ello.

    Sobre 'ser mío' o no, también concuerdo que en el momento en que te sabes 'de alguien', has cometido un error garrafal al entregarle todos tus actos a esa persona. Digo, yo he empleado ese término, pero siendo sincera, lo he usado en asuntos de cama en el que sentirse 'suyos' puede tener resultados muy excitantes, pero nada más.

    ResponderEliminar
  7. A veces sin querer se cae en aquellos estados criticables en el arte de amar...

    Dulces lunas





    Tears.-

    ResponderEliminar
  8. vi tus fotos y la mayoria me gustaron.
    saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  9. la propiedad o exclusividad, es algo que a mi me da molestias, es como ponerle una etiqueta tonta a las cosas.

    saber que es estar con alguien, creo que ya lo olvide!!

    ResponderEliminar
  10. jaja pos sí, aunque una pareja necesita sinergia, nunca hay que olvidar que se trata de dos personas diferentes cuyas vidas, aunque se complementen, deberían vivirse individualmente.

    definitivamente prefiero a las mujeres que se entienden libres, sin embargo, siempre me ha gustado bromear con que soy machista y decir ERES MÍA (acompañado de una nalgada jaja)

    ResponderEliminar
  11. No puedo estar más de acuerdo con lo que dices.

    Muchas veces confudimos amor con posesión, egoísmo e, incluso, con la idealización.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Escupa.-